20141210

Esnobismo, mentiras y revolución


"¿La UAM Cuajimalpa? Esa no es UAM… cuando se votan paros estudiantiles, los profesores dan clases extramuros en la Ibero". Así mentía recientemente en una fiesta una vedette de izquierda, activista, defensora de derechos humanos, heroína de su extendido círculo face-social. La trató de refutar una alumna de Cuajimalpa que estaba presente, pero ganó el peso del personaje. En la izquierda vale más lo que diga alguien comprometido y famosón. Es más audible quien escribe en La Jornada o forma parte de una ONG, aunque sea un mentiroso. ¿Entienden mi furia? No creo. "Se enoja porque es profesor en Cuajimalpa, pero no es tan grave" o "Algo habrá de verdad, son menos comprometidos allá en su sede en Santa Fe que en Xochimilco". En realidad, el problema no es una ofensa personal, ni a un grupo, es más grave. Se trata de una práctica generalizada en la izquierda mexicana (desde luego, no exclusiva de ésta). La verdad no importa. Importa la "verdad" resplandeciente de lucha, la "verdad" del color de la tierra, la "verdad" como el maíz. Pero siempre "verdad" entrecomillada. Ahora mismo, estamos quizá construyendo ese tipo de "verdades" entrecomilladas. Ya se dice que se ha visto a los normalistas desaparecidos cruzar la sierra o que los llevan Guerreros Unidos y atraviesan un río, atados. Y quisiera que fuera verdad, pero sospecho que algunos quieren construir un mito, una leyenda sanadora e inspiradora por siempre de revoluciones… Yo prefiero saber la verdad, sin comillas, por dura que sea.