20120815

Julieta Venegas Percevault vs. Rodrigo García Prieto

Los juicios relacionados con la tutela de los hijos involucran los derechos del niño, de la madre y del padre, pero pueden poner en colisión también muchos otros. Es lo que ocurre en la demanda interpuesta por el musicólogo argentino Rodrigo García Prieto contra la cantante mexicana Julieta Venegas. El caso fue turnado a la juez Décimo Primero de lo Familiar, con el número de expediente 658/2012. Esta controversia judicial es interesante porque, además de que se deberá proteger el interés superior de la hija de ambos, se ponderarán derechos familiares de los migrantes extranjeros en México frente a poderes fácticos (en el caso concreto, la industria del espectáculo). Esta última ponderación no forma parte de la argumentación de las partes, pero la asimetría entre ellas nos obliga a prestarle atención. Julieta Venegas es no sólo una de las cantantes mexicanas más importantes sino una personalidad pública que ha cultivado talentosamente su imagen al respaldar proyectos filantrópicos como el de fomento a la lectura o las actividades de UNICEF. En cambio, Rodrigo García Prieto es un ciudadano argentino sin visibilidad pública en su país natal o en México, lo cual no hace que sus expectativas de justicia deban ser menores. Se trata de un migrante, aunque no un migrante por motivos económicos sino familiares (lo que algunos antropólogos llaman hoy un padre transnacional). Venegas y García Prieto iniciaron una relación sentimental en agosto de 2009 en Buenos Aires. Procrearon una hija nacida un año más tarde. El 8 de septiembre de 2010, Julieta Venegas registró unilateralmente a la niña. Rodrigo García Prieto pide que se reconozca su paternidad, la guarda y custodia compartida de la menor y la calendarización de viajes de ésta. Desde su perspectiva, su hija tiene derecho de vivir y crecer en el seno de una familia, conocer a sus progenitores y a mantener relaciones personales y contacto directo con ellos, aun en el caso de estar separados. Sería importante que la autoridad judicial se coloque en los reflectores no de la prensa People y de los medios electrónicos, con el morbo que los impulsa, sino de las organizaciones de derechos humanos dado que están en juego el derecho de una madre a continuar una carrera profesional ambiciosa, el de un hombre a reivindicar la paternidad como derecho, la igualdad de acceso a la justicia (independientemente de que el solicitante sea mexicano o extranjero, célebre o desconocido, hombre o mujer), entre otros. Desde luego, los primeros derechos a tomar en cuenta son los de la menor. Un lector de la versión original de esta nota me ha hecho notar que es un mero recuento de los hechos sin tomar partido ("digno de una revista People"). Tiene razón y prefiero que sea así, aunque rompa con el tono de mi blog (si es que tiene algún tono coherente). Lo prefiero porque el tipo de filósofo que era el rey Salomón no tiene nada qué ver conmigo. No me gustaría ser un juez de asuntos familiares. Hay involucrada en esos asuntos gente normal y los tribunales no deberían estar hechos para la gente normal sino para personas límite que "violan el contrato social" o que son intratables. Según Elster, por los largos juicios de divorcio suelen sufrir más los niños que por las decisiones rápidas acerca de su guarda y custodia. Entonces ¿por qué entré al tema? Porque me parece importante que el juicio que se llevará a cabo sea equilibrado y, para ello, vale la pena que sea observado.

9 comentarios:

L. O. dijo...

Desconocía el caso sobre la tutela de la pequeña, hasta ahora y por ésta vía me entero. Sin embargo, me parece curioso lo siguiente:
"Julieta Venegas es no sólo una de las cantantes mexicanas más importantes".

A mi juicio, no me parece que sea una de las cantantes mexicanas más importantes, quizás se deba a mi ignorancia o mi poco gusto por la música que Julieta lleva a cabo.

Ahora me he puesto a pensar...
¿Por qué y cuáles cantantes mexicanos deben ser considerados "importantes"?

Anónimo dijo...

Muy buena la información, y la conclución final sobre todo. Creo que es importante la vida y la salud o sea, el equilibrio psicológico, físico y sobre todo emocional de la niña. Es nuestro futuro y lo que digo no es idealismo. Lo veo cada día en la calle como ustedes, o puede que esten mirando la pantalla de su blackberry mientras viajan en el pecero o en el metro... La verdad esta en ellos, cuidemos lo mas importante que estamos dejando en el planeta! Una vida humana, una posibilidad mas de que las cosas cambien para bien, para una Paz mundial, para que la vida vuelva a ser algun día algo precioso y no una carga en la espalda del que cada mañana se levanta pensando en la "responsabilidad" de salir adelante y no tiene tiempo de ver que es la existencia, cayendo siempre en la rueda que imponen los gobiernos que rigen a nuestras sociedades. Gracias por dejarme opinar, espero no haber molestado a nadie, es solo una opinión.Leonardo E. D.

Anónimo dijo...

¿Sólo el recuento de los hechos y tu deseo de que las cosas se deben de hacer bien?

¿Sólo un recuentito digno de (agregar aquí el nombre de una de esas revistas que ya se dedican a eso) sin tomar un "lado", una "posición" de todas los posibles?

Sólo un recuentito sin... ¿qué? ¿que no chingue? ¿que pido demasiado para el caso?

NO, no exijo demasiado para el caso porque la verdad ni me importa, pido lo justo para el sitio.


En resumen, buuu al cuadrado.

Bernardo Bolaños dijo...

Agregué un párrafo final a la nota, motivado por sus comentarios. Saludos. Bernardo

Marisa dijo...

A esta altura se sabe por la COnvención de los Derechos del Niño y po rmuhcos pactos Internacionales qu e el derecho a la identidad es el pilar del "interés superior del niño." En Argentina un varón que se sabe padre biológico puede reconocer a su hijo/a en un Registro Civil al momento del ncaimiento o cuando lo desee, sin consentimiento o permriso de la madre. El "reconocimiento unilateral" no invaslidaría al padre para inscribir a su hijo como propio presentando su documento. En México, no lo sé. Obvio que ni el poder económico ni la importancia artística de la madre deben contar a la hora de darle lugar al padre. En Argentina la tenenecia puede ser de uno de los dos en caso de separación pero la Patria Potestad es compartida. Alentaría al Sr. Garcia Pietro a ejercer sus derechos pero, claro hay que cuidar el grado de exposicion de la niña y que no quede como trofeo. Confio en el amor como lo único que cuidará esos límites. Estimo que se inicia un juicio de filiación, luego de lo cual se comprrobaría la paternidad biológica y luego todo debería marchar. Quitaría el "Vs" de cualquier titular. Por más talentosa o querida por su público, en este caso "la cantante" no debería ser más para la justicia que el "padre-argentino-migrante-desconocido." porque lo que importa es preservar el derecho a la identidad de la niña y su felicidad presente y futura sobre cualquier capricho materno.
Mi nombre es Marisa Muñiz. Espero que el tema se esclarezca y sirva como referencia para otros casos similares.

Marisa dijo...

A esta altura se sabe por la COnvención de los Derechos del Niño y po rmuhcos pactos Internacionales qu e el derecho a la identidad es el pilar del "interés superior del niño." En Argentina un varón que se sabe padre biológico puede reconocer a su hijo/a en un Registro Civil al momento del ncaimiento o cuando lo desee, sin consentimiento o permriso de la madre. El "reconocimiento unilateral" no invaslidaría al padre para inscribir a su hijo como propio presentando su documento. En México, no lo sé. Obvio que ni el poder económico ni la importancia artística de la madre deben contar a la hora de darle lugar al padre. En Argentina la tenenecia puede ser de uno de los dos en caso de separación pero la Patria Potestad es compartida. Alentaría al Sr. Garcia Pietro a ejercer sus derechos pero, claro hay que cuidar el grado de exposicion de la niña y que no quede como trofeo. Confio en el amor como lo único que cuidará esos límites. Estimo que se inicia un juicio de filiación, luego de lo cual se comprrobaría la paternidad biológica y luego todo debería marchar. Quitaría el "Vs" de cualquier titular. Por más talentosa o querida por su público, en este caso "la cantante" no debería ser más para la justicia que el "padre-argentino-migrante-desconocido." porque lo que importa es preservar el derecho a la identidad de la niña y su felicidad presente y futura sobre cualquier capricho materno.
Mi nombre es Marisa Muñiz. Espero que el tema se esclarezca y sirva como referencia para otros casos similares.

Marisa dijo...

A esta altura se sabe por la COnvención de los Derechos del Niño y po rmuhcos pactos Internacionales qu e el derecho a la identidad es el pilar del "interés superior del niño." En Argentina un varón que se sabe padre biológico puede reconocer a su hijo/a en un Registro Civil al momento del ncaimiento o cuando lo desee, sin consentimiento o permriso de la madre. El "reconocimiento unilateral" no invaslidaría al padre para inscribir a su hijo como propio presentando su documento. En México, no lo sé. Obvio que ni el poder económico ni la importancia artística de la madre deben contar a la hora de darle lugar al padre. En Argentina la tenenecia puede ser de uno de los dos en caso de separación pero la Patria Potestad es compartida. Alentaría al Sr. Garcia Pietro a ejercer sus derechos pero, claro hay que cuidar el grado de exposicion de la niña y que no quede como trofeo. Confio en el amor como lo único que cuidará esos límites. Estimo que se inicia un juicio de filiación, luego de lo cual se comprrobaría la paternidad biológica y luego todo debería marchar. Quitaría el "Vs" de cualquier titular. Por más talentosa o querida por su público, en este caso "la cantante" no debería ser más para la justicia que el "padre-argentino-migrante-desconocido." porque lo que importa es preservar el derecho a la identidad de la niña y su felicidad presente y futura sobre cualquier capricho materno.
Mi nombre es Marisa Muñiz. Espero que el tema se esclarezca y sirva como referencia para otros casos similares.

Martin Curutchet dijo...

Buenos dias, la verdad deberian respetarse los derechos de padre como corresponde. No puede ser tanta hipocrecia por parte de una persona que se dice defensora de los niños y es embajadora de Unicef, y por otro lado no reconoce los derechos y al progenitor, privando a este y fundamentalmente a la niña, de lo mas lindo que tiene la vida, un abrazo, una caricia, una palabra, una sonrisa . Realmente penoso lo de esta "artista" de pacotilla.
Esperemos que triunfe la verdad, la justicia y el amor verdadero, por sobre la mentira, los intereses mezquinos y el maquillaje ilusorio de lo que en realidad, solo produce monstruos.
Gracias
Martin Curutchet

Anónimo dijo...

R.C
Vivir una situación muy similar, es lo peor que he pasado... tratando de encontrar explicación ante el comportamiento y la toma de decisión de ella, buscando opciones para no llegar a un juicio legal... ya que un hijo/a es producto de "amor entre dos personas" la cual reforzaría este "amor".
Razones para justificar el acto, de una, se fueron a muchas... Dejas de creer, de confiar! si la persona que "te ama" ¿hace eso? ¿en verdad te amo?... no lo creo!

Pero entenderlo ¡es muy duro!

Al igual que Rodrigo solo pase con mi beba un mes, casi cumple 8 meses... ¿Hasta cuando veré, tu linda cara,escuchar tu voz, tocar tus manitas?
El caso de Julieta y Rodrigo motiva a mi ser a tener lo que por poco y pierdo.. ¡esperanza!

Julieta como cantante admiro tu talento...pero nada justifica el que un hijo/a pueda conocer y convivir con su padre o madre.

¡Obvio es un derecho de cualquier menor!