20091022

Venganza contra un robacoches inepto


Oh, tú, ladrón estúpido que fallaste en tu empresa
si hubieses calculado mejor tu fechoría
te habrías apoderado del auto de tu presa
sin activar la alarma ¡Que suena todavía!

Pero fuiste un novato tan nervioso y culero
que una vez que lograste abrir la mercancía
te asustó despertar al vecindario entero,
huiste, no salió el dueño ni acudió un policía.

El claxon nos taladra sin cesar la cabeza.
El mundo es tan absurdo ¡Juego de suma cero!
¿Cómo hemos de afrontarlo? Destapo una cerveza